Press "Enter" to skip to content

VIDA NUEVA, Spagna

Los agricultores y el hambre


¿Podemos estar seguros de los alimentos que comemos? El comercio de alimentos dominado por las grandes multinacionales que determinan las políticas y los precios, reubica los alimentos tratándolos como materias primas anónimas gracias a las largas cadenas de producción industrial.

Los grandes viajes y las imprecisas rutas comerciales que van desde el campo hasta la mesa, donde demasiados actores ganan dinero, reducen las garantías concretas de calidad, trazabilidad, control y seguridad, alejando a los dos puntos extremos del comercio, los agricultores mal pagados y a los ciudadanos desnutridos. Para eliminar el hambre, los alimentos deben poder circular y llegar a los países donde y cuando se necesitan, con normas transparentes y justas.

Los reglamentos de los gobiernos en materia del comercio internacional no están preparados para contrarrestar un fenómeno que no es de circulación, sino de reubicación mundial de los alimentos y de su producción. Un fenómeno que está provocando nuevas hambrunas y nuevos conflictos, también por la feroz retirada de los alimentos de los mercados, en ausencia de reglas, para utilizarlos donde se gana dinero con dinero.

Aumento del hambre

El hambre ha aumentado en decenas de millones en pocos años y la calidad nutricional de muchos alimentos ha disminuido. En correlación a estos fenómenos, ha crecido el mercado de agricultores, los grupos de compras solidarias y los restaurantes con comida local. Pero en la otra cara de la moneda también están los astutos rastreadores, cocineros que gritan a los cuatro vientos que se benefician del kilómetro cero -el producto comprado directamente al agricultor, sin intermediarios- pero que en realidad lo compra solo un par de veces al año, a bajo precio, y aprovecha para lanzar mensajes engañosos de su origen, como el “made in Italy”.

Los alimentos calificados como “de origen noble” se compran a precios injustos, explotando el trabajo de los agricultores y perjudicando a los locales. La creciente demanda de alimentos de kilómetro cero a veces lleva a olvidar que el verdadero origen de los alimentos está en el agricultor. En realidad, para los agricultores el kilómetro cero significa que es imposible intercambiar los alimentos necesarios con otras poblaciones, y esto ha sido una de las causas históricas del hambre.

Los alimentos son siempre una combinación y cuando un poder externo o acontecimientos no controlados han impuesto regímenes autárquicos a la comida, los campesinos han sido los primeros en pagar el precio: los agricultores siempre han intercambiado sabiamente los productos propios de su territorio con los de otros lugares y culturas. La sabiduría era literalmente el acto de degustar, ser consciente de los sabores de la propia tierra y unir las distancias conociendo los productos de los demás.

Cultura alimentaria popular

La difusión de los alimentos locales debe ir acompañada de la promoción de una sólida cultura alimentaria popular, que también emancipe al consumidor de la dependencia y lo convierta en un sabio aliado del agricultor. El método de la producción ecológica y la contribución de la agricultura orgánica y biodinámica juegan un gran papel en esto,pero también todo lo que realce el valor del agricultor y devuelva a la agricultura a la base de sus procesos.

No creo en los alimentos de “kilómetro cero” porque podrían estar contaminados,tener una mala calidad, esconden largas cadenas de producción, que esclavizan al agricultor, patentes sobre semillas, dependencia de los medios de producción y contratos antiliberales. Por otra parte, sé que también hay un alimento lejano, que es precioso porque no se puede producir en todos sitios y porque proviene de poblaciones pobres de las que representa la única riqueza que se puede intercambiar. Un alimento que es una abominación robar con precios que aniquilan las economías y las vidas humanas de regiones enteras.

Debemos insistir en reducir los pasos y el enriquecimiento injustificado a lo largo de las cadenas de valor y, apuntar por la cadena corta que una a ciudadanos y agricultores. Es una autarquía mortal crear un kilómetro cero sin una cadena de suministro corta,privado de proximidad y alianza.

Reproducción y nutrición

En nuestra imaginación se presentan dos corrientes de vida, una reproductiva y otra nutricional. La corriente reproductiva genera vida, representa el vigor de las fuerzas, es lineal y viene de generación en generación, de padre a hijo.

Según algunos neurocientíficos, la repetición lineal de las largas genealogías de los textos sagrados se debe a que hemos comenzado a adquirir las facultades de conexión lógica. Del padre proviene el hijo, un tercio está excluido. Es exclusivo y determinista por lo tanto este camino masculino, que, sin embargo, trae vida donde todas las especies corren sobre líneas paralelas y no pueden cruzarse y mezclarse.

Luego está la línea nutricional. Incluye la nutrición, la corriente por la que todas las vidas entran unas en otras convirtiéndose en alimento en las cadenas tróficas. Está dando generosidad a la oferta. Así como la reproducción parte de la exclusión para generar vida, así la comida presupone la muerte para unir todo en todo.

La alimentación es la bondad del sacrificio, como nos recuerdan los ritos de acción de gracias de los comedores, y es una corriente femenina. Aunque hoy en día la nutrición está oculta por el falso kilometraje cero, por la cultura del despilfarro y por la podredumbre de los abusos, incluso si se enfrenta a estructuras lineales deterministas de comercio solo con palabras libres y está bien representada por cocineros “machos alfa”, la alimentación encuentra su fundamento en nuestro carácter femenino que la preserva y la propaga.

Respecto a las cadenas de suministro exclusivas que arrebatan identidad, dignidad y valor al agricultor y al consumidor, prefiero la circularidad inclusiva, que acoge y distribuye alimentos en un pacto entre los que los producen y los que se alimentan de ellos. Una elección urgente para ganar la lucha contra el exterminio por el hambre, en la que el mundo debe ahora ser llamado a cobrar, para que pueda ser recogido.

Link: https://www.vidanuevadigital.com/tribuna/los-agricultores-y-el-hambre-carlo-triarico/

 

Be First to Comment

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *